Cómo Funcionan los Créditos con el Coche como Aval

La ausencia de financiación de la economía doméstica, está haciendo que la búsqueda del capital necesario, para solventar cualquier incidente o imprevisto que se presente, se pueda realizar de diversas maneras. Por ejemplo: entregar el coche a fin de conseguir ese dinero, usándolo como garantía para la devolución del capital prestado, por las empresas que se encargan de realizar este tipo de préstamos.





Por consiguiente, en los créditos con el coche como aval con cliente moroso, el vehículo es la garantía para la compañía de que el cliente pagará el importe del préstamo. Por ello, el requisito primordial para solicitar un préstamo de este tipo es ser propietario de un vehículo, aunque algunas empresas te permiten la posibilidad de hacerlo con una moto, incluso con una maquinaria agrícola.

Esencialmente, los créditos con el coche como aval están destinados a aquellos individuos que no pueden obtener financiación por medio de créditos personales, debido a que no cumplen con los requisitos para incurrir en los servicios que ofrecen las entidades bancarias convencionales. Por lo que tienden a ser personas que no poseen una fuente regular de ingreso (como una nómina o pensión) y consideran que pueden efectuar el pago en un tiempo determinado.

El préstamo

Las compañías que conceden préstamos con el coche como aval operan de forma tradicional, incluso con si el cliente es moroso. El cliente obtiene una cantidad de dinero y se compromete a devolverla con ciertos intereses, y el auto funciona como una garantía de pago, en efecto, en la debida circunstancia de que no se abonen las cuotas, se podría vender para obtener dinero con el que pagar la deuda.

Es muy normal que las empresas que ofrecen este servicio, demanden intereses muy altos, debido a que se prestan cantidades pequeñas durante un corto periodo de tiempo. De forma en que el cálculo de la cantidad a abonar, podría ser de más elevada.

La compra-venta

En muchos casos los créditos con el coche como aval, no son realmente prestamos sino que consisten en una compraventa, ya que durante el procedimiento el cliente obtiene un capital inicial para luego hacer frente a unas cuotas, pero no se trata de que está obteniendo un préstamo, sino que está vendiendo su vehículo.

En efecto, el cliente vende su coche a la empresa por un capital acordado, en torno a un 40% del valor real del coche con una opción de recompra pasado el tiempo acordado. Incluso durante el periodo que dure el contrato, el cliente puede seguir conduciendo el vehículo pagando un alquiler mensual, en el caso de Ibancar no es así ya que no se realiza la compra del vehículo, todo funciona como un crédito personal normal y corriente con el vehículo como aval del mismo préstamo.

Cómo es el proceso de aval un coche

Esta práctica de solicitar liquidez por un bien o producto es algo que se realiza desde la antigüedad, y en muchas ocasiones, salva a quienes recurren a estos de aprietos económicos. Pero los préstamos suelen tener condiciones que tienden a ser mucho más exigentes que los créditos tradicionales ofrecidos por los bancos. En dicho caso, tener la propiedad del coche como garantía es suficiente para que las entidades bancarias o las casas de empeño otorguen el dinero y lo reciban de vuelta sumando algunos intereses.

Hay que tener en cuenta que la práctica de avalar con coche no es algo aceptado por todas las empresas que se dedican al negocio del empeño o préstamo. Muchas optan por técnicas distintas para engañar a los clientes.

Existen ciertas empresas estafadoras que, en vez de realizar un préstamo o empeño, funcionan como compradoras de autos para ofrecer luego las posibilidades al vendedor de recomprar de nuevo el coche, algo que es muy diferente de el empeño y el préstamo. Esto da la autoridad a esta empresa a emplear el coche a conveniencia, usándolo como auto de alquiler para el mismo propietario. Esta práctica es una manera de engañar a los clientes con supuestos préstamos sin resguardo, una operación que se realiza para garantizar el uso del auto por el dueño durante el pago del empeño o préstamo.

Ahora bien, avalar con coche es un tema con muchas peculiaridades que los clientes deben conocer, y también tomarse el tiempo para leer y comprender las condiciones que esto implica para no caer en engaños. Al avalar con el coche, se garantiza a la empresa que quien solicite el préstamo lo pagará incluso mientras el sigue utilizando el auto. Es una operación destinada para quienes no pueden solicitar créditos personales u otros servicios de la banca tradicional por incumplimiento de algunos requisitos, como fuente de ingresos constante.


Otros post de Ibancar