Qué es una compulsa notarial

El término compulsa notarial se aplica a muchísimas materias y en cada una tiene significados diferentes. No obstante, el significado al que nos ceñimos en este post hace referencia a la compulsa notarial en materia de documentos. 

Compulsar un documento se trata de darle una validez legal, de manera que una entidad autorizada para ello selle y firme el documento aportándole un valor de oficialidad y rigor. Es una manera de constatar que un documento puede ser utilizado de manera oficial frente a procesos judiciales y administrativos. 

La compulsa de un documento se lleva a cabo en muchas ocasiones con fotocopias de documentos oficiales para que dichas fotocopias tengan la misma validez que el documento en sí.  

¿Quién puede compulsar un documento?

No cualquier persona puede hacer una compulsa notarial. Dado el valor que se le otorga al documento en sí, esta compulsa debe estar hecha por organismos oficiales o independientes autorizados para ello. 

Si quisiéramos tener una fotocopia de nuestros papeles del coche para llevar a cabo la compulsa tendríamos que dirigirnos a las oficinas de Tráfico, o bien a un notario independiente. 

Tener una copia compulsada de documentos como el permiso de conducción, el de circulación o la tarjeta de la ITV puede ser muy útil, ya que en caso de perder alguno la copia compulsada valdrá como el original. 

También puede ser interesante hacer una compulsa del último recibo del seguro. Así, en caso de sufrir un accidente nos cubriremos las espaldas si perdemos el recibo original. 

Otros conductores prefieren dejar los documentos originales en sus casas y portar en el coche una fotocopia. Pero si estas fotocopias no están debidamente certificadas por un organismo oficial o por un notario, no tendrán validez alguna. 

Por ello, si un agente requiere la documentación y lo que se presenta es una fotocopia no compulsada este podrá sancionarnos al respecto de los documentos que nos falten, y con su cuantía correspondiente por cada uno. 

De ahí la importancia de compulsar cualquier tipo de documento que deba tener validez legal y administrativa. 

Por tanto, entendemos que aquellos autorizados para llevar a cabo una compulsa notarial son, o bien la Dirección General de Tráfico o bien un notario independiente

¿Qué opción es mejor?

¿Qué opción es mejor para hacer una compulsa?

Realmente, las dos opciones son válidas. No obstante, debemos destacar algunas diferencias

En primer lugar, compulsar unos documentos en la Dirección General de Tráfico nos hará perder mucho más tiempo que llevarlo a un notario independiente. 

Además, en una notaría el precio de este trámite es bastante reducido y en Tráfico se nos cobrarán las tasas correspondientes. En muchos casos debemos asegurarnos de los precios para valorar si nos conviene más perder una mañana en tráfico o acudir a un notario. 

También debemos destacar que Tráfico no estará obligado a compulsar los documentos si estos van a tener repercusión en otras Administraciones Públicas.

Es decir, si queremos compulsar el recibo del pago del seguro del coche para presentarlo en Hacienda, la DGT puede negarse a compulsarnos este papel. O bien, Hacienda puede negarse a aceptarlo, ya que las administraciones públicas no tienen poder ni autoridad unas sobre otras. 

Préstamo coche

En el caso de que estemos pensando en pedir un préstamo avalado por nuestro coche, siempre será necesario presentar los documentos originales o bien las fotocopias compulsadas de los mismos. 

Pedir un crédito coche es una práctica cada vez más extendida en nuestro país. Este tipo de créditos o préstamos consisten en hipotecar el coche. Es decir, conseguimos un dinero en 48 horas y damos como aval nuestro vehículo. 

En Ibancar este préstamo no supone la retirada del vehículo,  cambio de nombre ni el pago de un alquiler por usarlo. Se trata de conseguir hasta 6 000 euros dando tu vehículo como aval, sin tener que dejar de usarlo.

Referencias:


Otros post de Ibancar